¿Recuerdas los cantos de sirena de los posts anteriores?

Hoy seguimos con ellos. Y vamos a intentar no caer rendidos ante sus encantos.

Porque, como ya sabes, las sirenas no existen…

¿Verdad?

Los chiringuitos financieros: técnicas de persuasión

En la segunda parte de esta serie de posts vimos qué técnicas de contacto suelen usar los chiringuitos financieros.

En este tercer post vamos a ver qué técnicas de persuasión usan.

Los argumentos y modos de actuación que usan los chiringuitos financieros son cada vez más sofisticados. Por eso es importante estar alerta ante cualquier oferta financiera que no provenga de un intermediario conocido o autorizado.

Los responsables de los chiringuitos saben que parecer respetables y expertos en el mercado es requisito primordial para conseguir clientes. Por eso, visten con elegancia, viajan en primera clase y alquilan oficinas de lujo. En ocasiones es difícil conseguir cita con ellos, ya que desean dar la imagen de personas ocupadas, cuyos servicios están muy demandados.

Todos los que ofrecen inversiones fraudulentas tienen en común su habilidad para hablar de mercados lejanos y exóticos, con una seguridad y dominio de los tecnicismos que les hacen parecer expertos conocedores de la materia. En realidad, el objetivo es que la víctima no entienda nada y opte por confiar en quienes sí parecen conocer tan sofisticadas inversiones.

Normalmente prometen beneficios muy superiores a los que en cada momento puedan obtenerse de una inversión convencional, con un riesgo mínimo en comparación con las potenciales ganancias.

En realidad, un principio básico que cualquier inversor ha de tener en cuenta es que la rentabilidad y el riesgo van unidos de forma inseparable. La posibilidad de obtener rendimientos elevados siempre implica asumir riesgos elevados. Por tanto, hay que desconfiar de cualquier oferta que asegure elevadas rentabilidades sin riesgo.

Los chiringuitos financieros y la urgencia

Para los chiringuitos financieros la urgencia es un factor importante.  No sólo porque desean conseguir tu dinero cuanto antes, sino porque saben que si el inversor medita con tiempo la operación que se le propone, o si solicita asesoramiento profesional y fiable, probablemente rechazará la oferta. Por ello, usan argumentos dirigidos a lograr una decisión inmediata: intentan convencer a su víctima de que se trata de oportunidades únicas que no volverán a presentarse. Y esto no es cierto, pues siempre hay tiempo suficiente para analizar con detalle una oferta financiera y comprobar que se adapta a las propias necesidades y expectativas en un momento dado.

Normalmente la conversación con un chiringuito suele empezar de forma cordial, pero si la potencial víctima muestra cierta resistencia es fácil que el estafador pase a usar argumentos y modos más agresivos, como por ejemplo:

No aceptan un NO por respuesta, sino que insisten

de forma reiterada y cada vez más agresiva

Pueden llegar a recurrir al insulto, cuestionando la inteligencia

o habilidad del inversor para tomar una decisión

Transmiten la idea de estarle haciendo un gran favor al poner a

su alcance la posibilidad de obtener ganancias excepcionales,

de forma tan sencilla que resulta absurdo cuestionarlo

Usan advertencias del tipo:

“Se va a arrepentir si no lo acepta”

“Nunca se hará rico si no arriesga”

En definitiva, mucho cuidado con los cantos de sirena…

Una vez hemos visto esto, cabe preguntarse…

¿Cuándo hemos de sospechar de una oferta financiera?

Lo veremos en el siguiente post, llamado…

 “LOS CHURINGUITOS FINANCIEROS. CUARTA PARTE”

Mientras tanto, te sugiero que te descargues, de manera totalmente gratuita, mi ebook Cuentos Financieros para Ser Feliz, donde vas a leer muchas cosas interesantes, que te servirán para mejorar tu situación financiera y, como consecuencia, ser más feliz.

Y recuerda:

¡Ojo con los cantos de sirena!

¡Las sirenas no existen!

¡Que seas muy FELIZ!

José Marcelino Pérez

Coach Financiero