¿Haces a los demás lo que no deseas para ti?

¿Eres generoso?

¿Ayudas a quien está peor que tú?

¿El dinero es un medio o un fin?

¿Sueles tener pesadillas?

No quiero quitarte el sueño, así que para ayudarte a resolver éstas preguntas y otras muchas, lee atentamente el siguiente relato…

Cuento de Navidad

El señor Scrooge era un hombre avaro, solitario, que no celebraba la Navidad. Sólo pensaba en ganar más y más dinero

La víspera de Navidad, el señor Scrooge recibió la visita del fantasma de su antiguo socio, muerto años atrás. Este fantasma le contó que, por haber sido avaro en vida, toda su maldad se había convertido en una larga y pesada cadena que debía arrastrar por toda la eternidad…

Además, le anunció que a él, el señor Scrooge, le esperaría un destino aún peor. Le dijo que tenía una última oportunidad de cambiar cuando recibiera la visita de los tres espíritus de la Navidad. El señor Scrooge no se asustó e, incluso, desafió al fantasma…

Se hizo de noche. Una oscura y lúgubre noche…

De repente, apareció el espíritu navideño del pasado, que hizo recordar al señor Scrooge su vida de niño y adolescente, llena de melancolía y añoranza, antes de desarrollar su adicción por el trabajo y su desmedido afán por el dinero.

Poco después apareció el espíritu navideño del presente, que hizo ver al señor Scrooge la actual situación de la familia de su empleado Bob, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebraba la Navidad con alegría y generosidad.

Al rato apareció el espíritu navideño del futuro, el cual mostró al señor Scrooge cómo todas las personas celebran la Navidad. Incluso su propio sobrino, Fred, que lo hace de una manera irónica, pero alegre, ya que nadie quiere la presencia del señor Scrooge.

Antes de desaparecer, el espíritu navideño del futuro le muestra el destino de los avaros: su casa saqueada por los pobres, la muerte del pequeño Tim,… Y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual el señor Scrooge se horroriza de tal forma que suplica una nueva oportunidad para cambiar.

Entonces, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre humano, generoso, sencillo y amable, que celebra la Navidad y ayuda a quienes le rodean…

MORALEJA

  • No hagas a nadie lo que no deseas para ti
  • El dinero no es un fin, sino un medio. Por ello, no bases tu vida sólo en el dinero. Hay muchas cosas que merecen la pena en la vida: amor, familia, amistad, trabajo, ocio, ayudar a los demás, compartir,…
  • En el mundo hay riqueza suficiente, pero mal repartida. Por ello:
    • Sé generoso y comparte. A lo mejor un día tú eres el que lo necesita
    • Sé humano. Todos somos seres humanos
    • Ayuda a los que están peor que tú. Mucha gente lo necesita
    • Sé sencillo. No te compliques la vida tú solo, ni permitas que te la compliquen

Y para que no tengas las pesadillas del señor Scrooge, te sugiero que te descargues, de manera totalmente gratuita, mi ebook Cuentos Financieros para Ser Feliz, donde vas a leer muchas cosas interesantes, que te servirán para mejorar tu situación financiera y, como consecuencia, ser más feliz.

¡Que seas muy FELIZ!

 

José Marcelino Pérez

Coach Financiero