¿Eres emprendedor?

Si es así, ¿funciona bien tu proyecto?

No eres emprendedor, pero… ¿estás pensando en serlo?

En ambos casos, sigue leyendo, pues te interesa mucho lo que te voy a decir. Tanto que, literalmente, te puede cambiar la vida…

Emprender es algo apasionante, pero muy complejo. Es esencial hacer las cosas bien desde el principio. Por ello, aquí tienes unas reflexiones que te van a ayudar. ¡Aprovéchalas!

Reflexiones para ser un emprendedor de éxito con el trabajo de tus sueños

Cada vez hay más emprendedores. Es un hecho irrefutable. Hay que gente que emprende por vocación, que es lo ideal. Y hay gente que emprende porque no ve otra salida, independientemente de que la haya o no.

Emprender no es un trabajo.

Emprender no es una afición.

Entonces, ¿qué es emprender?

 

¡Emprender es un estilo de vida!

 

Y lo es para lo bueno y para lo malo

Vamos ya con las reflexiones…

 

¿Qué vas a vender?

¿Se trata de un producto?

¿De un servicio?

¿De ambos?

 

¿Qué necesitas saber para vender ese producto o servicio?

¿Conoces lo suficiente ese producto o servicio?

¿Lo entiendes?

¿Puedes explicar perfectamente cómo funciona, para qué sirve,…?

 

¿Cuánto necesitas invertir para poner en marcha tu proyecto?

Cualquier proyecto de emprendimiento requiere de una inversión, por muy pequeña que sea. Y toda inversión lleva asociada un riesgo, que hay que valorar en su justa medida.

¿Asumir riesgos?

Sí, pero sólo los necesarios y actuando con la cabeza fría.

Piensa qué vas a necesitar: maquinaria, ordenadores, mobiliario, tienda u oficina, almacén, stock, formación, publicidad, colaboradores (en nómina o externos),…

 

¿Cómo vas a financiar esa inversión?

Hay muchas formas. Puedes capitalizar el paro, pedir un préstamo a un banco, conseguir socios que aporten capital a tu proyecto,…

Elige una de ellas, o una combinación de varias, en función de tu disponibilidad, la inversión que necesites, tu aversión al riesgo, etc.

 

¿Qué sueldo te vas a poner a ti mismo?

¿Qué importe?

¿Desde el principio?

Si no vas a tener sueldo, ¿de qué vas a vivir?

 

¿Cuánto vas a vender?

Es la pregunta del millón. No hay varitas mágicas ni respuestas perfectas.

Como emprendedor posiblemente no te puedas permitir un estudio de mercado profesional realizado por una consultora especializada. De momento, no te hace falta.

No te preocupes.

Eres emprendedor y, como tal, ha de primar en tu cabeza la idea de “Mejor “HECHO” que “PERFECTO”.

Te aconsejo que lo simplifiques al máximo y que, para ello, hagas tu propio “Modelo Canvas”.

¿Y qué es eso?

Es una herramienta gratuita que, de forma bastante sencilla, te permite diseñar, a grandes rasgos, tu proyecto emprendedor.

Pincha en este enlace y averigua en qué consiste: Modelo Canvas

 

¿Quién es tu cliente ideal?

Define con todo detalle a tu cliente ideal:

– Cómo se llama

– Dónde vive

– Qué hace

– Qué problemas necesita solucionar

– Qué deseos quiere satisfacer

¿Qué problema solucionas a este cliente?

¿Qué deseo satisfaces a este cliente?

¿Qué le ofreces a este cliente?

¿Es solvente ese cliente?

¿Valora lo que haces y está dispuesto a pagarte por ello?

¿Lo que le ofreces es diferente a lo que hay en el mercado?

¿Cómo vas a conseguir las ventas?

Te remito, nuevamente, al Modelo Canvas. Piensa en cómo conseguir las ventas necesarias para que tu proyecto sea económicamente sostenible.

¿Qué canales de venta vas a usar?

¿Necesitas ayuda, interna o externa, para realizar la labor comercial?

¿Necesitas publicidad?

 

¿Conoces el régimen legal de tu proyecto?

No es lo mismo ser autónomo que tener, por ejemplo, una S.L.

Las implicaciones a nivel contable, laboral, fiscal y demás son muy grandes y hay que valorarlo todo. Si necesitas ayuda de un profesional, acude a él. Haz las cosas bien desde el principio o, sino, te va a costar muy caro.

 

¿Tengo socios en mi proyecto emprendedor?

Simplifica al máximo. Por ello, te remito, nuevamente, al Modelo Canvas.

¿Es bueno tener socios?

Depende. Si te decides por tenerlos, es esencial que haya química entre vosotros. Además, cada uno ha de aportar algo al proyecto, de tal manera que la suma de todos produzca muchas sinergias.

Por último, pon todo por escrito. Que quede todo muy claro antes de empezar. Hazme caso, por favor. Lo he sufrido en mis propias carnes y no quiero que te pase a ti.

 

¿Por qué te tiene que comprar la gente a ti?

¿En qué eres diferente a tu competencia?

¿Cómo lo transmites a tus clientes?

¿Perciben ellos esa diferencia?

 

¿Quién es tu competencia?

Siempre vas a tenerla. Puede ser directa, si ofrecen lo mismo que tú, o indirecta, si ofrecen algo parecido (un producto o servicio sustitutivo).

Tienes que conocer a tu competencia. Mira lo que hacen, cómo lo hacen, para qué lo hacen,…

No les copies. Mira lo que hacen e inspírate. Luego ofrece tus productos y servicios específicos, adaptados a tu cliente ideal, tus recursos, tu estrategia,…

 

¿Qué te aporta este proyecto a ti a nivel personal? ¿Y a nivel profesional?

¿No te aporta nada? Entonces, olvídate de este proyecto, pues no es para ti.

¿Sí te aporta? Define claramente qué, con todo detalle.

 

¿Tienes la aprobación de tus seres queridos?

Esta pregunta es controvertida. Yo te diría que no busques dicha aprobación. Iniciar un proyecto esperando que sea del agrado de todo tu entorno es un error. El proyecto es tuyo y tú has de liderarlo. Otra cosa es que ese proyecto sea sostenible con tu entorno. Emprender está muy bien, y te invito a hacerlo, pero no pienses en dedicarle el 100 % de tu tiempo y energía, pues perderás a tu familia, amigos,…

Emprender, sí, pero con cabeza y de manera sostenible. Que no haya damnificados en el proceso.

 

No permitas que el miedo al fracaso te paralice

Lo desconocido genera incertidumbre. Es la vida. Todos sentimos miedo. No pasa nada. Asume que es normal y manéjalo de manera positiva, intentando ser proactivo. Anticípate todo lo que puedas y tú manejarás el miedo. Y si te equivocas, no pasa nada. Todos nos equivocamos. Aprende de tus errores para mejorar, tanto a nivel personal como profesional.

       

La realidad está ahí fuera

El papel lo soporta todo. El Excel también. No puedes tomar todas las decisiones de tu proyecto basado sólo en lo que dice el papel o tu Excel. En muchas ocasiones hay que actuar rápidamente y decidir confiando en tu intuición emprendedora.

¡Ojo!

Yo no te digo que sólo te dejes llevar por tu sexto sentido. No. Obviamente, has de llevar tu contabilidad, impuestos y demás temas administrativos al día y de forma fidedigna. Además, te aconsejo que tengas un presupuesto, que planifiques, que controles muy bien tu tesorería (cobros y pagos) y que lleves un férreo control sobre tus gastos.

Te pido que, por tu bien, tengas en tu mente en todo momento las grandes cifras (indicadores) de tu proyecto. Sólo principales indicadores. Del resto que se encargue un profesional. Así, tú tendrás más tiempo y energía, es decir, foco, para dedicarte a gestionar y liderar tu proyecto, que no es poco…

Si a eso le añades tu afilada intuición emprendedora, te aseguro que vas por el buen camino.

 

¿Tu proyecto emprendedor te apasiona?

No emprendas nada si no te apasiona tu proyecto.

¿Y eso que significa?

Que para ti levantarme cada mañana significa decir:

“Qué maravilla. Comienza otro maravilloso día en el que voy a disfrutar plenamente de mi proyecto”.

Si  no te pasa eso cada mañana, párate y piensa si ese proyecto emprendedor es para ti

 

¿Buscas la perfección?

Si lo haces, olvídate de ella. No existe. Por definición. Además, tender a la perfección no suele compensar, pues el esfuerzo adicional que supone en recursos (tiempo, dinero, energía) no suele compensarse con unas mayores ganancias adicionales. Vamos, que si valoramos la calidad de tu producto o servicio de 0 a 100, véndelo con un nivel de calidad de 90. Para pasar de 90 a, por ejemplo 95, has de gastar muchísimos recursos que no vas a recuperar con unas mayores ventas o márgenes. Normalmente es así.

 

¿El dinero es un obstáculo en tu proyecto?

Si ahora mismo no estás emprendiendo por falta de dinero, puede que estés haciendo algo mal.

Hay muchas formas de financiación: tú, tu familia, tus amigos, business angels, crowdfunding, crowdlending, préstamos bancarios, subvenciones públicas o privadas, capital riesgo, etc.

Explora todas las opciones antes de tirar la toalla. Si aún así, no obtienes el capital necesario, revisa tu proyecto totalmente y rediséñalo de la manera más austera, y sencilla, posible. La idea es que empieces a andar. Ya tendrás tiempo de correr…

 

¿Eres impaciente?

Los proyectos de emprendimiento requieren MUCHA paciencia.

Intenta rodearte de gente positiva, que transmite energía y replica lo que hacen para conseguir esa atmósfera de buen rollo y optimismo.

 

Reflexiones finales para ser un emprendedor de éxito con el trabajo de tus sueños

El pesimista ve el vaso medio vacío

El optimista ve el vaso medio lleno

El emprendedor… ¡va a buscar más agua!

 

Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, entonces vivirá toda su vida pensando que es un inútil. ¿No crees?

El 90 % del éxito se basa simplemente en insistir. Así que ya sabes…

 

La acción más pequeña es mejor que la intención más grande

 

Los comienzos son difíciles

No te desanimes

No tengas miedo al cambio (ha venido para quedarse)

¡¡¡Mucha suerte amigo!!!

No te autolimites ni permitas que nadie te limite. Persigue tu sueño, con cabeza, hasta conseguir tu objetivo

 

Mantente enfocado en tu plan inicial. Si es muy grande, enfócate en objetivos pequeños, que sean fácilmente alcanzables y que te motiven a seguir.

 

Recuerda:

Ser emprendedor es algo apasionante.

Cada día solucionas problemas,

mejoras tu negocio

y creces como persona.

Cada día es diferente.

Cada día vives una aventura apasionante.

Vives tu sueño.

¿Te apuntas?

 

No olvides:

La regla más importante para emprender es…

¡¡¡NUNCA TE RINDAS!!

Tu cabeza y tu bolsillo te lo agradecerán. Te lo aseguro

Mientras reflexionas al respecto, te sugiero que te descargues, de manera totalmente gratuita, mi ebook “Cuentos Financieros para Ser Feliz”, donde vas a leer muchas cosas interesantes, que te servirán para mejorar tu situación financiera y, como consecuencia, ser más feliz.

¡Que seas muy FELIZ!

José Marcelino Pérez

Coach Financiero