SALIR ADELANTE FINANCIERAMENTE

Salir adelante financieramente es una cuestión de enfoque y de hábitos. Cito una famosa frase del orador motivacional Jim Rohn:

“El rico invierte su dinero y gasta lo que le sobra,
el pobre gasta su dinero e invierte lo que le sobra (nada)”

Una persona que quiere mejorar sus finanzas personales ha de INVERTIR SU DINERO y estar enfocada en ello. Su prioridad no son sólo sus deudas, sus gastos personales, cuándo se va a ir de vacaciones,…

Se tiene que enfocar en invertir su dinero. Su objetivo es que en algún momento sus inversiones “paguen” todos sus gastos personales. En este proceso se avanza paso a paso, con la cabeza fría.

Por el contrario, una persona con importantes problemas económicos (gran nivel de endeudamiento, etc.) normalmente se enfoca en gastar todo lo que gana. Si está trabajando, antes de recibir su sueldo ya lo tiene prácticamente gastado y, obviamente, no le sobra nada para invertir. El problema no es que gane poco, sino que se gasta todo lo que gana. De hecho, muchas personas que ven incrementados sus ingresos, de manera automática aumentan su nivel de gastos, con lo cual se hunden aún más en el pozo en el que estaban metidas.

Los patrones de conducta de las personas se pueden cambiar, como dice Jim Rohn:

“Si quieres que las cosas cambien, TÚ debes cambiar”

“Si quieres que las cosas mejoren, TÚ debes mejorar”

Para empezar el proceso de cambio, primero tenemos que saber dónde estamos actualmente, es decir, hemos de hacer un DIAGNOSTICO FINANCIERO PERSONAL. ¿Cómo procedemos? Muy sencillo, haciendo nuestro propio Balance de Situación Personal. Es exactamente el mismo que usan las empresas para construir su contabilidad y está compuesto de: Activo, Pasivo y Neto Patrimonial.

Según la definición contable, Activo es el conjunto de bienes y derechos que posee una empresa. Aplicado a la gestión de las finanzas personales, a las finanzas de una familia, podemos decir que un Activo es todo lo que pone dinero en tu bolsillo.

Pasivo es el conjunto de deudas y obligaciones que posee una empresa. Aplicado a la gestión de las finanzas personales, a las finanzas de una familia, podemos decir que un Pasivo es todo lo que saca dinero de tu bolsillo.

El Neto Patrimonial es la diferencia entre el Activo y el Pasivo y se puede definir, simplificando, así: “cómo de rico o pobre eres”.

Una vez terminado nuestro Balance de Situación Personal, podemos empezar a tomar decisiones, plantear objetivos y elaborar estrategias para cumplirlos. Para ello es imprescindible que elaboremos nuestro Presupuesto Personal.

Y tú… ¿Quieres salir adelante financieramente?

¡Que tengas un fantástico día!

José Marcelino

www.dineroyfelicidad.com