No te dejes llevar por la ira.
Después de la tempestad
SIEMPRE viene la calma

José Marcelino