¿Recuerdas los cantos de sirena de los posts anteriores?

Hoy seguimos con ellos. Y vamos a intentar no caer rendidos ante sus encantos.

Porque, como ya sabes, las sirenas no existen…

¿Verdad?

Los chiringuitos financieros: cuándo sospechar

En la tercera parte de esta serie de posts vimos qué técnicas de persuasión suelen usar los chiringuitos financieros.

En este cuarto post vamos a ver cuándo podemos sospechar de una oferta financiera.

La mayor parte de las actitudes y argumentos empleados por los chiringuitos financieros jamás se darían en intermediarios autorizados, ya que éstos se encuentran sujetos a estrictas normas de conducta, las cuales obligan a informar al cliente de forma leal y realista sobre las diferentes alternativas de inversión.

Por ello, es importante conocer cómo se comportan los intermediarios autorizados, para poder apreciar la diferencia entre los que prestan servicios financieros y los que pretenden estafarnos.

El verdadero asesoramiento siempre ha de ser personalizado. Cuando una entidad autorizada pone a disposición del cliente un producto financiero, está obligada a determinar si se adapta a su perfil de inversión mediante un test de conveniencia.

Si además realiza una recomendación expresa sobre un determinado producto, debe realizar un test de idoneidad, en el que se valora si el producto es el más adecuado, dadas las circunstancias personales y financieras del cliente.

Los chiringuitos financieros tienen como único objetivo captar el dinero de sus víctimas, por lo que no les preocupan sus circunstancias. Les basta con saber que están dispuestos a invertir.

El contacto con el posible cliente debe haber sido solicitado o aceptado. Las entidades con las que solemos trabajar tienen nuestros datos de forma legal, y lo habitual es que les hayamos dado permiso para hacernos llegar sus ofertas comerciales. Pero si una entidad de la que nunca hemos oído hablar se pone en contacto con nosotros para ofrecernos una inversión, hay que extremar las cautelas, pues probablemente se trate de un chiringuito.

Los chiringuitos financieros: cómo presionan al cliente

Las entidades autorizadas no suelen presionar al cliente. Cualquier inversión debe abordarse con suficiente conocimiento de las características y riesgos del producto, por lo que es importante tener claro todo ello antes de invertir. El inversor necesita tiempo para decidirse, y tiene derecho a expresar y obtener respuesta a todas sus dudas.

Una entidad autorizada normalmente respetará este proceso, facilitando la información necesaria y aceptando, en su caso, una respuesta negativa. Sin embargo, los chiringuitos realizan ofertas imposibles, que plantean dudas a cualquier inversor razonable. Por ello, los chiringuitos presionan a la víctima para obtener una respuesta afirmativa inmediata, sin darle ocasión de reflexionar.

Los verdaderos profesionales nos harán ofertas realistas. Las promesas de rentabilidades excepcionales sin riesgo deben hacernos desconfiar de manera inmediata, ya que en los mercados financieros no existen tales situaciones: el riesgo que hay en cualquier inversión aumenta a medida que lo hacen las expectativas de rentabilidad. Una entidad autorizada siempre debe informar al inversor de las características relevantes y los riesgos del producto.

En definitiva, mucho cuidado con los cantos de sirena…

Una vez hemos visto esto, cabe preguntarse…

¿Cómo podemos protegernos de los chiringuitos financieros?

Lo veremos en el siguiente post, llamado…

 “LOS CHIRINGUITOS FINANCIEROS. QUINTA PARTE”

Mientras tanto, te sugiero que te descargues, de manera totalmente gratuita, mi ebook Cuentos Financieros para Ser Feliz, donde vas a leer muchas cosas interesantes, que te servirán para mejorar tu situación financiera y, como consecuencia, ser más feliz.

Y recuerda:

¡Ojo con los cantos de sirena!

¡Las sirenas no existen!

¡Que seas muy FELIZ!

José Marcelino Pérez

Coach Financiero