La política hoy en día es como la Lotería, vive más de generar ilusión que riqueza efectiva. Te hace soñar con un futuro esplendoroso, pero no te garantiza la realización de ese futuro

La estrategia del Gobierno con la Lotería es clara, pero pasa desapercibida para la mayoría de las personas. El secreto es simplemente hacer que la ilusión resulte creíble por un tiempo, por improbable que sea, y, como los pañales, cambiarla por otra cuando el olor es insoportable

Comprar Lotería es siempre una mala inversión, pues la probabilidad real de que toque es ridícula. Pero eso no reduce en nada el consumo de Lotería, porque lo que la gente compra, a buen precio, es ilusión. Ese ratito de soñar qué haría uno con el dinero que casi con toda seguridad nunca llegará a tener

Para el Gobierno la Lotería es un negocio redondo. Es muy sencillo: genera ilusión sin posibilidad de refutación y obtiene unos beneficios astronómicos

No nos engañemos, con la Lotería el que gana el Gordo es el Gobierno

Luego, los medios de comunicación se encargan de dar el mensaje que le interesa al Gobierno: TIENES QUE COMPRAR LOTERÍA, PORQUE SINO ERES UN CENIZO

Lo dicho: la Lotería es el impuesto de los pobres

Mi abuela, que en paz descanse, decía:

“La mejor lotería es el ahorro”

Y cuanta razón tenía…

Ahora la pregunta es…

¿Quién tiene razón, el Gobierno o mi abuela?

¡Que tengáis un fantástico día!