¿Eres fácilmente influenciable?

¿Crees que tus pensamientos generan, a posteriori, tus actos?

¿Crees en la ley de causa y efecto?

Mientras tu subconsciente lo procesa tranquilamente, lee con detenimiento este breve relato y luego dime qué opinas…

La Fábula del Comerciante

Había una vez un comerciante, que vivía al lado de una carretera donde vendía unas ricas albóndigas. Estaba muy ocupado,  por lo que no oía la radio, no leía los periódicos, ni veía la televisión.

Alquiló un trozo de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón:

“Compren deliciosas albóndigas calientes”

Y mucha gente se las compraba.

Adquirió más pan y carne. Compró un terreno más grande. Y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la universidad donde estudiaba a fin de que le ayudara.

Un día su hijo le dijo:

”¿No escuchas la radio, ni lees los periódicos? Estamos sufriendo una grave crisis. La situación es realmente mala. Peor no podría ser”.

El padre pensó:

“Mi hijo estudia en la universidad, lee la prensa, ve la televisión y escucha la radio. Sabe lo que dice”.

Compró, pues, menos pan y menos carne. Quitó la valla anunciadora y ya no anunció sus ricas albóndigas. Y las ventas fueron disminuyendo día a día…

Después de un tiempo, el negocio estaba realmente afectado.

”Tenías razón, hijo mío”, le dijo al muchacho. “Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis”.

Moraleja:

Si te programas para fracasar, fracasas.

Si te mentalizas para ganar, ganas.

Es una simple elección personal.

En estos tiempos tan complicados que estamos viviendo, asume que hay muchas oportunidades esperándote, aunque no sea fácil verlas…

Hazte un favor:

No te limites a ti mismo

No permitas que los demás te limiten

Y ahora, dime:

¿Tú qué opinas?

¡Que seas muy FELIZ!

José Marcelino Pérez

Coach Financiero