Papá emprendedor, estás harto de que tu proyecto sea una ruina.

Tus finanzas están totalmente descontroladas.

Comes mal, no duermes y estás siempre estresado.

No recuerdas la cara de tu mujer y tus hijos.

Tranquilo. No es culpa tuya.

 

¿Tu proyecto emprendedor es una ruina?

Si tu proyecto es una ruina significa que no es rentable. Y si no es rentable, todos tus esfuerzos no se van a ver recompensados nunca. Siento mucho tener que decírtelo. Lo sabes perfectamente, amigo mío.

Sin rentabilidad, no hay proyecto que valga. No te engañes. Es la cruda realidad.

Eso significa que tienes 2 opciones:

 

Opción número 1

Sigues como ahora, perdido, sin hacer nada para cambiar la situación. El resultado que vas a conseguir es que tu proyecto se va a morir. Eso seguro. Y si tu proyecto se muere…

¿Qué te va a pasar a ti?

¿Qué va a pasarle a tu familia?

¿Qué vas a hacer?

 

Opción número 2

Decides, de una vez por todas, pasar a la acción para cambiar, de manera urgente, la situación tan lamentable en la que te encuentras

¿Qué opción eliges?

 

¿Eliges seguir igual o pasar a la acción?

Como te he dicho anteriormente, sin rentabilidad no hay proyecto emprendedor que pueda sobrevivir.

Dicho esto, o resuelves definitivamente el problema de la rentabilidad o tu sueño de vivir de tu proyecto va a desaparecer como por arte de magia.

Tal y como lo oyes.

Sin tu proyecto, di adiós a tu estabilidad financiera.

Sin tu estabilidad financiera, di adiós a tu familia.

Sin tu familia, di adiós a tu estilo de vida y a tu felicidad.

Además, por si fuera poco, di adiós a tu libertad.

Sin tu proyecto, en definitiva, di adiós al cambio de vida con el que tanto sueñas.

Tranquilo. No es culpa tuya.

 

¿Quieres conseguir tu sueño y cambiar tu vida definitivamente?

Trabajas como un león en tu proyecto. El problema es que trabajas demasiado. De sol a sol. No tienes tiempo ni para ti ni para tu familia.

Hace tiempo que tu mujer te riñe porque no pasas nada de tiempo con tus hijos. Y es que no les estás viendo crecer. Y esos años perdidos no vuelven. A no ser que tengas una máquina del tiempo…

Tu mujer te pregunta regularmente por tu proyecto. Y nunca tienes buenas noticias para contarle, pues tus gastos están totalmente descontrolados, tus ingresos están de capa caída y el banco te persigue como a un ladrón.

Y eso no es todo. Te escondes como un avestruz. Huyes, de manera casi obsesiva, del contacto con muchas personas que te incomodan. Sin ir más lejos, te da vergüenza encontrarte con los vecinos en el ascensor. No quieres que te pregunten:

¿Cómo estás?

¿Y tu mujer y tus hijos?

¿Cómo va tu negocio?

Etc.

 

Tienes la sensación, basada en hechos reales, de que tu negocio no está despegando. De hecho, está más hundido que el Titanic…

Has intentado mil cosas, pero nada parece funcionar.

Hay tanto trabajo por hacer que estás siempre agobiado, de mal humor.

No sabes qué hacer:

¿Bajar precios?

¿Trabajar más?

¿Pedir un nuevo préstamo al banco?

¿Reducir gastos?

¿Darse a la bebida?

 

Tranquilo. No es culpa tuya. Todo tiene solución. Y esto también, te lo aseguro.

 

¿Tu vida y tu proyecto han llegado a un punto crítico?

Y, a estas alturas, sabes perfectamente qué consecuencias va a producir, en las próximas horas, días y semanas, este problema financiero que tienes.

¡Ojo!

Y no sólo es un problema financiero.

Es también un problema de estilo de vida.

Tranquilo. No es culpa tuya.

La cruda realidad es que hoy el 99 % de los papás emprendedores se encuentran en esta misma situación.

Sal de la rueda del hamster. Actúa con inteligencia HOY mismo.

Si no quieres seguir con esa vida, cambia ya.

Si no quieres que la rutina de la vida te vuelva a absorber en un día a día que ya no soportas, actúa ahora mismo.

Yo te puedo ayudar.

Te espero en los comentarios para continuar el debate.

José Marcelino Pérez

Coach Financiero