¿Qué es el dinero?

Es un medio de intercambio que sirve para pagar.

Tiene 4 funciones básicas:

  • Es un medio de intercambio
  • Es fácil de almacenar y transportar
  • Permite medir y comparar el valor de productos y servicios que son muy distintos entre sí
  • Es un refugio de valor, que posibilita el ahorro y la inversión

 

¿El dinero es un medio o un fin?

Es un medio para conseguir mis objetivos. No puede ser un fin, aunque esto lo piensa el 99% de la gente

 

¿El dinero es bueno, malo o neutro?

El dinero no es ni bueno, ni malo, sino neutro, pues es una herramienta, es un medio para conseguir mis objetivos

Si piensas que el dinero es malo, entonces tu relación con el mismo será mala y no tendrás éxito financiero, así que ya sabes qué has de hacer…

 

No olvides:

¡Hay que usar el dinero de forma inteligente!

Cómo ser feliz financieramente

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es el estado emocional de una persona feliz. Es la sensación de bienestar que experimentamos cuando alcanzamos nuestros objetivos.

La felicidad es algo subjetivo: no hay requisitos que cumplir para obtener la categoría de “persona feliz”. De hecho, dos personas no tienen porqué ser felices por las mismas razones o en las mismas circunstancias.

La felicidad es un estado emocional positivo que las personas alcanzan cuando han satisfecho sus deseos y cumplido sus objetivos. Por ello, viene dada por la capacidad que tiene una persona para solucionar los diferentes problemas que se encuentra en su vida.

Según Freud, la felicidad es algo utópico.

Según Aristóteles, la felicidad está relacionada con el equilibrio y la armonía.

Según el filósofo chino Lao Tse, la felicidad se logra teniendo como modelo la naturaleza.

Para Confucio, la felicidad viene dada por la armonía entre los seres humanos.

Para Gandhi la felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.

Según Henry Van Dyke, la felicidad es íntima, no exterior, por lo que no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.

El escritor Antonio Gala afirma que la felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante.

Albert Einstein define así la felicidad: “Una mesa, una silla, un plato de fruta y un violín. ¿Qué más necesita un hombre para ser feliz?”.

Sé feliz financieramente

La solución a tu problema entre dinero y felicidad es…

¡La toma de conciencia!

La toma de conciencia es el vínculo entre el dinero y la felicidad

 

Aprende con un cuento: El cuento del pescador

En cierta ocasión iba un ejecutivo paseando por una bonita playa. De repente, se encontró con un pescador que recogía sus redes llenas de pescado y amarraba su pequeña barca. El ejecutivo se le acercó…

“Perdone, pero le he visto llegar con el barco y descargar el pescado… ¿No es muy temprano para volver de faenar?”

El pescador le miró de reojo y, sonriendo mientras recogía sus redes, le dijo:

“¿Temprano? ¿Por qué lo dice? De hecho yo ya he terminado mi jornada de trabajo y he pescado lo que necesito”

“¿Ya ha terminado hoy de trabajar? ¿A las dos de la tarde? ¿Cómo es eso posible?”, dijo asombrado el ejecutivo.

El pescador, sorprendido por la pregunta, le respondió:

“Mire, yo me levanto por la mañana a eso de las 9, desayuno con mi mujer y mis hijos, luego les acompaño al colegio, y a eso de las 10 me subo a mi barca, salgo a pescar, faeno durante 4 horas y a las dos de la tarde estoy de vuelta. Con lo que obtengo en esas 4 horas tengo suficiente para que vivamos mi familia y yo, sin lujos, pero felizmente. Luego voy a casa, como tranquilamente, duermo la siesta, recojo a los niños en el colegio, paseo con mi mujer, charlamos con los amigos, volvemos a casa, cenamos y nos metemos en la cama. Y tan felices…”

El ejecutivo, que estaba a punto de explotar, dijo al pescador:

“Verá. Si me lo permite, le diré que está usted cometiendo un grave error en la gestión de su negocio y que el coste de oportunidad que está pagando es muy alto. Está usted renunciando a un volumen de ingresos impresionante”

El pescador lo miraba con cara de circunstancias, sonriendo, sin entender adónde quería llegar aquel ejecutivo. Y el ejecutivo siguió:

“Podría sacar muchísimo más rendimiento de su barco si trabajara más horas. Por ejemplo, de ocho de la mañana a diez de la noche”

El pescador se encogió de hombros y le dijo:

“Y eso… ¿para qué?”

“¡¿Cómo que para qué?! ¡Obtendría por lo menos el triple de pescado! ¡¿O es que no ha oído hablar de las economías de escala, del rendimiento marginal creciente, de las curvas de productividad,…?! En fin, quiero decir que con los ingresos obtenidos por tal cantidad de pescado, pronto, en menos de un año, podría comprar otro barco mucho más grande y contratar un patrón…”

El pescador volvió a intervenir:

“¿Otro barco? ¿Y para qué quiero otro barco y además un patrón?”

“¿Que para qué lo quiere? ¡¿No lo ve?! ¿No se da cuenta de que con la suma de los dos barcos y doce horas de pesca por barco podría comprar otros dos barcos más en un plazo de tiempo relativamente corto? ¡Quizá dentro de dos años ya tendría cuatro barcos, mucho más pescado cada día y mucho más dinero obtenido en las ventas de su pesca diaria!

Y el pescador volvió a preguntar:

“Pero todo eso, ¿para qué?”

“¡Hombre! ¡¿Pero está ciego o qué?! Porque entonces, en el plazo de unos veinte años y reinvirtiendo todo lo obtenido, tendría una flota de unos ochenta barcos, repito, ¡ochenta barcos! ¡Qué además serían diez veces más grandes que la barcucha que tiene actualmente!”

Y de nuevo, riendo a carcajadas, el pescador respondió:

“¿Y para qué quiero yo todo eso?

Y el ejecutivo, desconcertado por la pregunta, le dijo:

“¡Cómo se nota que usted no tiene visión empresarial ni estrategia ni nada de nada! ¿No se da cuenta de que con todos esos barcos tendría suficiente patrimonio y tranquilidad económica como para levantarse tranquilamente por la mañana a eso de las nueve, desayunar con su mujer e hijos, llevarlos al colegio, salir a pescar por placer a eso de las diez y sólo durante cuatro horas, volver a comer a casa, dormir la siesta,…?

El pescador respondió:

“¿Y eso no es todo lo que YA tengo ahora?”

 

MORALEJA

  • A veces buscamos fuera lo que ya tenemos dentro. El ejecutivo no era capaz de ver la “riqueza” que ya poseía el pescador, pues le cegaba su excesiva ambición
  • Mucha gente desperdicia su vida buscando una felicidad que ya tiene, pero que muchas veces no ve
  • La verdadera felicidad consiste en amar lo que tenemos y no sentirnos tristes por lo que no tenemos
  • Está bien tener ambiciones, pero con control. El ejecutivo de este cuento es un claro caso de avaricia desmedida

Sé feliz financieramente

Recuerda:

No importa sólo lo que ganas,

sino lo que ganas y lo que gastas,

 es decir,

LO QUE TE QUEDA

Es decir, lo realmente importante es lo que te queda a final de cada mes. Si ganas mucho dinero y te lo gastas todo estás en peor situación que una persona que gana mucho menos, pero que ahorra cada mes.

Hace poco vi en un canal de televisión extranjero un programa donde salía una joven ejecutiva que era compradora compulsiva. En su apartamento tenía, entre otras cosas:

  • Tres bicicletas de primera marca: no usaba ninguna
  • Un armario lleno de zapatos de vestir: tenía unos 40-50 pares
  • Otro pequeño armario con ropa deportiva, donde tenía unas zapatillas de footing repetidas 10 veces (el mismo modelo, pero en todos los posibles colores). Tampoco las usaba
  • Y muchas cosas más…

Obviamente, era un caso muy extremo, pero todos conocemos a más de una persona, que sin llegar a esa situación, tiene esos malos hábitos.

No olvides:

Usa el dinero de forma inteligente y equilibrada!

¡Y disfruta cada momento de tu vida!

 Recuerda:

El dinero no cambia a una persona

Sólo la ayuda a ser como es

 

Reflexiona:

 

  • ¿Qué es el dinero para ti?
  • ¿Cómo lo usas?
  • ¿Crees que lo usas de manera inteligente?
  • ¿Qué relación tienes con el dinero?
  • ¿Cómo puedes mejorar tu relación con el dinero?
  • ¿Qué es la felicidad para ti?
  • ¿La felicidad es igual para todo el mundo? Por ejemplo, un millonario, un mendigo, un abuelo, un niño,…
  • ¿Eres feliz?
  • ¿En qué te basas para afirmarlo?
  • Si actualmente:
    • Eres feliz: ¿Cómo crees que puedes ser aún más feliz?
    • No eres feliz: ¿Cómo crees que puedes ser feliz?
  • ¿De qué depende tu felicidad?
  • ¿De quién depende tu felicidad?

Espero que te haya gustado…

Y que te ayude a ser más feliz financieramente

¡Hasta pronto!

José Marcelino

www.dineroyfelicidad.com