Se acercan las Navidades y empieza una época en la que mucha gente realiza compras muy importantes. Por ello, es básico que estés preparado…

¿Para qué?

Para ahorrar dinero evitando las compras compulsivas.

¿Qué es una compra compulsiva?

Comprar de manera compulsiva es, básicamente, comprar sin planificación ni control de ningún tipo y puede producirte grandes quebraderos de cabeza.

Por no hablar de tu cuenta bancaria, que se reducirá sin que te des cuenta, hasta que a lo mejor ya sea demasiado tarde…

En todos los aspectos de la vida podemos comprobar que los extremos, normalmente, son malos.

 

¿Cómo se comporta un comprador compulsivo?

Hace tiempo vi en una televisión extranjera un programa que trataba de personas que no controlaban su situación financiera. Hubo un caso que me llamó la atención. Se trataba de una joven ejecutiva, soltera, con un nivel elevado de ingresos, pero que tenía números rojos en su cuenta.

¿Por qué tenía números rojos si ganaba tanto dinero?

Muy fácil:

No importa sólo lo que ganas,

sino lo que ganas y lo que gastas

Es decir:

Lo realmente importante es…

lo que te queda

 a final de cada mes

Si ganas mucho dinero y te lo gastas todo, entonces estás en peor situación que una persona que gana mucho menos, pero que ahorra cada mes.

Esta chica era compradora compulsiva, pues en su apartamento tenía, entre otras muchas cosas:

  • Tres bicicletas de primera marca: no usaba ninguna
  • Un armario lleno de zapatos de vestir: tenía unos 50 pares. No te exagero lo más mínimo. Yo me llevé las manos a la cabeza
  • Otro armario con ropa deportiva, donde tenía unas zapatillas de running repetidas unas 10 veces. Tenía el mismo modelo, pero en todos los posibles colores. Tampoco las usaba
  • Y muchas cosas más

Obviamente, era un caso muy extremo, pero todos conocemos a más de una persona, que sin llegar a esa situación, tiene esos malos hábitos.

 

¿Soy comprador compulsivo?

Una persona que suele hacer compras innecesarias, que sobrepasan su presupuesto y su nivel de ingresos, es candidato a ser comprador compulsivo. Por ello, su economía puede estar en riesgo.

Detrás de un comprador compulsivo puede haber una persona insegura, desmotivada, poco dada a relacionarse con otras personas. Con su forma de actuar busca cubrir la falta de autoestima, cariño, atención, reconocimiento,…

Este comportamiento se puede volver patológico, por lo que hay que estar atento a estas señales:

  • No ahorran, aunque puedan hacerlo
  • Abusan del uso de tarjetas de crédito
  • Se endeudan para pagar deudas anteriores: este es el peor tipo de deuda que existe
  • Sacrifican el gasto familiar
  • Ponen en riesgo su relación con pareja e hijos
  • Descuidan su trabajo
  • Etc.

 

Consejos para evitar las compras compulsivas

  1. Planifica siempre las compras:

    1. Haz siempre una lista de la compra

    2. Toma conciencia antes de comprar:

      1. ¿Realmente lo necesitas?
      2. ¿Para qué?
    3. Compara con otros productos, tiendas,…

 

  1. No compres cuando estés mal anímicamente:

    Comprar algo innecesario para animarte no sólo no te ayuda, sino que agranda tu problema

 

  1. Si vas a hacer una compra importante, no lo hagas solo:

    En la medida de lo posible, que te acompañe alguien de tu confianza y te aconseje en caso necesario

 

  1. Haz tu propio presupuesto personal:

    Con esto evitas comprar cualquier cosa a cualquier precio. No lo olvides

 

  1. Si te pasa como a la joven ejecutiva que tenía 10 zapatillas de deporte y no usaba ninguna, párate un momento, reflexiona y pregúntate de nuevo:

    ¿Realmente lo necesitas?

    ¿Para qué?

 

  1. Si la situación está descontrolada, pide ayuda

 

No olvides que las tentaciones te rodean a todas horas…

Recuerda esto:

El que compra lo superfluo
pronto tendrá que vender lo necesario

 

Compra con inteligencia, por favor. Tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán

Disfruta, pero usando la cabeza

¡Que tengas un fantástico día!

 

José Marcelino Pérez

Coach Financiero