¿Recuerdas los cantos de sirena de los posts anteriores?

Hoy seguimos con ellos. Y vamos a intentar no caer rendidos ante sus encantos.

Porque, como ya sabes, las sirenas no existen…

¿Verdad?

Los chiringuitos financieros: ¿Cómo protejo mi dinero?

En la cuarta parte de esta serie de posts vimos cuándo podemos sospechar de una oferta financiera.

En este quinto post vamos a ver cómo podemos protegernos de un chiringuito financiero.

La principal protección frente a un chiringuito financiero es identificarlo como tal. Además de sospechar ante los comportamientos expuestos en los posts anteriores, lo más aconsejable es no confiar en ninguna entidad desconocida, mientras no se haya podido verificar que está debidamente autorizada para prestar servicios de inversión.

El inversor tiene a su alcance varios mecanismos de protección, que debe usar siempre antes de entregar su capital. Vamos a verlos…

Pide información al organismo supervisor

En España es la CNMV, es decir, la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La CNMV difunde regularmente advertencias sobre entidades de las que sospecha que están prestando servicios financieros sin autorización.

Recordemos que aunque la mayoría de las víctimas de un fraude contactan con la CNMV después de haber perdido su dinero, SIEMPRE es preferible, y menos costoso, realizar esta consulta ANTES de entregar el capital.

Identifica ciertas peculiaridades de la operación financiera propuesta

En ocasiones las actividades de los chiringuitos se enmascaran bajo la apariencia de contratos de asesoramiento en los que, a cambio de ciertas recomendaciones, se cobra al cliente un elevado porcentaje de la inversión.

Los chiringuitos suelen exigir que el dinero se desembolse mediante ingresos en una cuenta bancaria a nombre de una sociedad extranjera. En general, se trata de sociedades no autorizadas por los organismos supervisores de dichos países.

Las inversiones que ofrecen suelen ser productos financieros complejos en mercados extranjeros, a menudo desconocidos.

Los chiringuitos se muestran reacios a dar información actualizada y a responder a las preguntas del inversor.

Exige respuestas concretas al chiringuito financiero

El inversor no sólo tiene el derecho, sino también la obligación, de conocer de antemano todos los aspectos relevantes de la inversión propuesta.

Una de las principales diferencias entre las entidades autorizadas y los chiringuitos es que las primeras invitan al inversor a plantear sus dudas y le facilitan toda la información necesaria, mientras que el objetivo de los estafadores es confundirle y hacerle sentir ignorante, para que confíe en ellos sin cuestionar sus argumentos.

NINGUNA pregunta puede ser improcedente ni irrelevante cuando se trata de cómo invertir nuestro dinero. El inversor paga por recibir asesoramiento financiero y debe obtener respuestas claras a todas sus preguntas.

20 preguntas para desenmascarar a los chiringuitos financieros

  1. ¿Cómo han conseguido mi nombre y teléfono?
  2. ¿Por qué contactan conmigo?
  3. ¿Su entidad está registrada en la CNMV o Banco de España?
  4. ¿Están adheridos a algún fondo de garantía de inversiones?
  5. ¿Cuánto tiempo llevan prestando servicios financieros?
  6. ¿Puede darme referencias concretas a favor de su organización, productos,…?
  7. ¿Coincide esta inversión con mis objetivos? ¿Por qué?
  8. ¿Es adecuada esta inversión dada mi situación familiar y financiera? ¿Por qué?
  9. ¿Cuáles son los riesgos reales de esta inversión? ¿Cuánto puedo perder y en qué circunstancias?
  10. ¿Cómo ganaré dinero con esta inversión?
  11. ¿Qué debe ocurrir para que se incremente el valor de mi inversión? ¿Deben subir o bajar los tipos de interés, debe subir la bolsa,…?
  12. ¿Cuánto tiempo tendré que mantener la inversión?
  13. ¿Qué liquidez tiene, es decir, cómo y en qué condiciones puedo recuperar el capital?
  14. ¿Qué comisiones debo pagar por sus servicios? ¿Cómo se calculan? ¿Puede mandarme un documento con sus tarifas en vigor?
  15. ¿Cómo y con qué frecuencia recibiré información sobre mi inversión?
  16. ¿Puede mandarme copias de los documentos y contratos que tendría que firmar?
  17. Sobre el producto financiero que me ofrecen, ¿existe algún documento oficial inscrito en la CNMV? ¿Me lo puede mandar?
  18. ¿Puede mandarme una explicación por escrito y detallada de la inversión propuesta?
  19. ¿Me podría explicar la inversión en una reunión si voy acompañado de mi abogado o asesor financiero?
  20. Si surge alguna disputa en relación con mis inversiones, ¿qué mecanismo de reclamación tengo a mi disposición?

En todo caso, formular las preguntas no es suficiente. Los estafadores están entrenados para resultar persuasivos y eludirán las respuestas con argumentos aparentemente razonables. Por eso, sea cual sea la información que nos proporcionen, conviene que comprobemos su fiabilidad consultando a la CNMV antes de realizar cualquier desembolso de dinero.

En definitiva, mucho cuidado con los cantos de sirena…

Una vez hemos visto esto, cabe preguntarse…

¿Qué podemos hacer si ya hemos entregado

nuestro dinero a un chiringuito financiero?

Lo veremos en el siguiente post, llamado…

 “LOS CHIRINGUITOS FINANCIEROS. SEXTA PARTE”

Mientras tanto, te sugiero que te descargues, de manera totalmente gratuita, mi ebook Cuentos Financieros para Ser Feliz, donde vas a leer muchas cosas interesantes, que te servirán para mejorar tu situación financiera y, como consecuencia, ser más feliz.

Y recuerda:

¡Ojo con los cantos de sirena!

¡Las sirenas no existen!

¡Que seas muy FELIZ!

José Marcelino Pérez

Coach Financiero